Metodología Last Planner System en proyectos de construcción

LAST PLANNER SYSTEM

Metodología Last Planner System en proyectos de construcción


“… consiste en crear un entorno colaborativo con todos los intervinientes del proyecto, con el objetivo de conseguir la implicación y el compromiso de todas las partes en el cumplimiento de los plazos…”


La mayoría de las obras de construcción se retrasan, incurriendo en sobrecostes que merman los resultados esperados.

Existen numerosas metodologías para la gestión de la planificación de los proyectos, como CPM (Critical Path Method) y PERT (Program Evaluation and Review Technique), que se vienen aplicando en proyectos de construcción desde hace años, obteniendo buenos resultados, aunque son sistemas complejos que requieren mucha especialización.

Reuniones Last planner

Desde hace pocos años se están implantando las ideas de la filosofía LEAN en construcción. Una de ellas es Last Planner System©, que está dando muy buenos resultados. Se basa en crear un entorno colaborativo con todos los intervinientes del proyecto, con el objetivo de conseguir la implicación y el compromiso de todas las partes en el cumplimiento de los plazos. Por otro lado, utiliza sistemas muy visuales, que ayudan al manejo de los datos por parte del equipo.

CHAVSA está implementando LPS con la ayuda de su partner tecnológico, una empresa especializada en este tipo de metodologías.

 

El sistema Last Planner System consta de las siguientes etapas:

  • Zonificación. Se descompone el proyecto en partes más pequeñas, para poder analizarlas con detalle. Ejemplo: edificios, plantas, estancias, …
  • Alcance. Tras el estudio del presupuesto y los planos se determina el alcance detallado en cada una de las zonas.
  • Planificación preliminar. Realizada por el equipo interno con el objetivo de enmarcar el proyecto en el plazo disponible.
  • Pull session. Reunión con los representantes de las empresas que intervienen en el proyecto, para determinar las secuencias constructivas en cada zona de trabajo. El proceso consiste en analizar desde el final cuales son las actividades predecesoras, su duración y las relaciones entre ellas. Cada colaborador coloca sus actividades en un gran panel que proporcionará una idea clara de cómo se debe ejecutar la obra.
  • Planificación base. Reunión con los colaboradores para elaborar un diagrama espacio-tiempo, que posicionará las actividades de cada zona en las fechas previstas. De una forma ordenada, por zonas, cada colaborador irá colocando las cintas de su color asignado (actividades) siguiendo la secuencia constructiva ya definida anteriormente, comprometiéndose a unos plazos de ejecución y a una cantidad de recursos, de forma negociada con la jefatura de obra y con el resto de colaboradores. De esta manera, el resultado de esta etapa es un plan negociado que busca el compromiso de todo el equipo. En esta fase es fundamental la identificación de restricciones, que impiden el comienzo de alguna actividad. Son restricciones la falta de definición, los suministros, los elementos de seguridad, etc.
  • Reuniones de seguimiento (semanales). El objetivo de estas reuniones es revisar el grado de cumplimiento de la planificación base, revisar la planificación de las próximas semanas y asegurar que las restricciones han quedado resueltas.

Aspectos importantes a tener en cuenta para el éxito de la metodología Last Planner System:

  • Las reuniones se deben organizar de forma adecuada: convocando con tiempo a los colaboradores, reservando una sala amplia y cómoda, donde pueda mantenerse la atención, cumpliendo los horarios previstos, etc.
  • El carácter visual de esta metodología es fundamental. Para ello, se deben disponer en las paredes de toda la información necesaria: diagramas espacio-tiempo, planos, restricciones, etc.
  • Es fundamental cumplir las fechas acordadas, día a día, para lo cual es necesario el compromiso de todos.
  • La resolución de las restricciones es prioritaria para evitar retrasos, por lo que es un aspecto muy importante, y a la vez complicado, ya que en muchas ocasiones dependen de terceros (Dirección Facultativa, Propiedad, etc.)
  • Al final, es un sistema que interesa a todos, ya que ayuda a tener claro cuándo, dónde y con qué recursos se debe actuar, evitando pérdidas de dinero.

El hecho de disponer de un partner estratégico para la implementación de esta metodología,  está siendo fundamental, principalmente por la profesionalidad y conocimiento de los técnicos asignados al proyecto. La empresa dispone de un software específico para la Gestión del Last Planner System, que permite volcar todos los datos obtenidos en las diferentes sesiones, proporcionando un conjunto de informes de mucha utilidad tanto para los colaboradores como para la dirección de la empresa:

  • Planilla de trabajo semanal, con indicación de recursos por empresa.
  • Plan 6 semanas.
  • Plan completo.
  • Listado de restricciones.
  • Indicadores: PPC (porcentaje de promesas cumplidas), Restricciones resueltas y nuevas, Días de adelanto o retraso del proyecto, Causas de no cumplimiento.

 

Escrito pot Daniel Vázquez Prieto  | Director Técnico de CHAVSA